Saltar al contenido
Vivir del dinero

ETC de materias primas ¿Por qué NO invertir?

etf materias primas

Un ETC de materias primas es un producto complejo, contraintuitivo… Vamos a ver en detalle por qué no te lo aconsejo para invertir.

¿Por qué no invertir en ETCs de materias primas?

Te lo diré sin rodeos: Porque no replican bien el precio, sobre todo en las subidas.

Antes de empezar quiero aclarar que los ETFs de materias primas no son tal, su denominación correcta es ETC.

Exchange Trade Commodity en inglés, lo que traducido al español viene a ser Materias Primas Negociables.

Son productos análogos. La operativa para nosotros como inversores es la misma. Son tan iguales que se suele llamar ETFs a los ETCs, aunque no lo sean.

Hecha las aclaraciones entro en materia…

Que los ETCs de materias primas no son aconsejables es algo que aprendí sufriéndolo en mis propias carnes.

Te cuento mi experiencia:

Durante el Covid, me refiero a la época del primer confinamiento (febrero-marzo de 2020), hubo abultadas bajadas en prácticamente todos los activos.

La mayor de las caídas la experimentó el petróleo. El crudo llegó a valer nada. Y con nada quiero decir cero patatero.

Es obvio que ante tales circunstancias, superado el miedo, sólo quedaba ganar. O al menos eso pensé yo…

Así es que compré un ETC de petróleo. Estos productos financieros replican el precio de la materia prima (o subyacente), en este caso el crudo. El problema es que, como te decía al principio, no lo hacen con total fidelidad.

Así es que aunque el petróleo subió un 50% respecto a mi precio medio de compra yo acabé vendiendo con una pérdida del 10%.

Tipos de ETC de materias primas: físicos y sintéticos

Lo primero que has de saber es que hay dos tipos de ETC. Los físicos y los sintéticos:

  • Los ETCs físicos adquieren la materia prima.
  • Los ETCs sintéticos adquieren derivados (como los futuros) sobre la materia prima.

La diferencia es notable. En los ETCs físicos se podría valorar invertir, previa lectura y comprensión de sus especificaciones: operativa, gastos, etc.

Sin embargo los ETCs sintéticos invierten en la materia prima mediante futuros, y esto es más delicado. Es con estos con los que nos podemos llevar un chasco.

Veamos por qué…

¿Por qué los ETCs no replican bien el precio del subyacente?

Pues básicamente por la operativa de futuros.

¿Qué son los futuros?

Los contratos de futuros son un acuerdo entre dos partes para venderse un producto a un precio concreto en una fecha determinada.

Así pues el que compra paga y adquiere el derecho de recibir el producto en dicha fecha, mientras que el que vende recibe el dinero y contrae la obligación de entregar el producto.

El quid de la cuestión está en que no vale con fijarse sólo en el precio actual, hay que mirar también el que viene después.

Según el precio vaya a subir o bajar nos encontramos con una situación de contango o backwardation.

  • Contango cuando el futuro vale más que el precio actual (o precio spot).
  • Backwardation cuando el futuro vale menos.

La gráfica de la evolución del precio en estas situaciones es bien distinta. Diciéndolo a lo bruto:

  • En el contango va para arriba.
  • En el backwardation va para abajo.

¿Y qué problema supone el contango o el backwardation a la hora de invertir?

Pues que la evolución del precio no se va a reproducir, pero NO fielmente.

Si la materia sube o baja el ETC seguramente subirá o bajará.

Fíjate que digo seguramente… porque puede ser que no sea así.

¿Por qué?

Pues porque la materia prima que replica no sube hasta arriba y luego baja sin más. Hay titubeos, oscilaciones y esto genera que se alternen contango y backwardation y no se replique el precio al 100%.

Que sí, que todo claro te estarás diciendo, ¿pero por qué no se replica de manera exacta?

Por la manera de rolar los contratos de futuros…

¿Cómo rolan los contratos de futuros los ETC de materias primas?

Cada ETC puede rolar los contratos como quiera. Es algo que especificará en su pliego de condiciones (lo puedes consultar en la web del emisor del ETC).

¡Te aconsejo que sea cual sea el producto en el que vayas a meter tu dinero consultes primero cómo funciona!

Vamos a ver esto de rolar los contratos de futuros con un ejemplo. Concretamente con un ETC de petróleo en el que la negociación se haga con futuros cada mes.

Esto quiere decir que compra un futuro el día 1 de cada mes y lo vende el último día de ese mismo mes… Para volver a comprar el futuro del mes siguiente.

Esta maniobra es lo que se denomina rolar la posición o roll over en inglés.

¿Por qué se hace roll over?

Pues porque si no vencería el futuro y en lugar de dinero se obtendría el equivalente en petróleo.

Comprar un ETC de petróleo y que te den un barril no mola. Está claro.

Con esta maniobra de compra y venta continua el ETC refleja su exposición al precio real.

Ahora veamos en la práctica qué es lo que sucede. Te lo explico con el siguiente cuadro. Los precios son más o menos reales.

Los he redondeado un poco para que sea más fácil seguir la explicación.

roll-over futuros

Imaginamos que compramos nuestras participaciones el 1 de marzo.

Cada participación de nuestro ETC sobre petróleo va a 3 €.

Ese día los futuros sobre petróleo de abril están a 20 €.

Puedes ver también los de mayo, junio… Y todos los que hubiera querido apuntar, pero por ahora no nos interesan.

Sólo nos incumbe, en este caso, el del mes siguiente.

Digo en este caso porque cada ETC de materias primas puede hacerlo de una manera. Esto es una de las cosas que constarán en su descripción.

Esto es un ejemplo sencillo para ver cuál es la dinámica.

Bien, seguimos…

Si estamos en marzo sólo nos interesa el futuro que vence en abril.

Que es el que por fechas nos va a vencer.

Pues bien, el último día de marzo los gestores del ETC se tienen que deshacer del futuro. Si no se van a tener que quedar con unos bonitos barriles de crudo…

El último día de marzo el futuro está a 19 €. ¡Vaya!

Hemos empezado perdiendo un 5% (de 20 € a 19 €). Así que nuestras participaciones bajan igualmente un 5% (de 3 € a 2,85 €).

Hasta aquí todo fácil. Ahora va cuando la matan…

Hemos dicho que la gestora se deshace del futuro para que no se ejecute el contrato. No quiere petróleo.

Pero tener el dinero inmóvil ni le hace papel ni es su cometido. Así que compra el futuro de mayo.

¿Cuándo lo compra?

El 1 de abril.

¿Estamos?

El 1 de marzo se compra el futuro de abril y se vende a final de marzo. Con ese dinero el 1 de abril se compra el futuro de mayo. A eso se le llama rolar.

¿Qué ha ocurrido al rolar?

Pues que el futuro de abril cerró a 19 € y el de marzo vale 24 €. ¡Vaya! Un 26% más caro.

El problema es que el futuro vale más, pero nuestra participación no se revaloriza. Sigue valiendo 2,85 €. Y esto supone una revalorización que no se refleja en la cotización de nuestro ETC.

Esto es algo que se puede dar tanto en contango como en backwardation. Y que nos va a afectar tanto si estamos alcistas como bajistas.

La inversión en ETCs es muy compleja. Es contraintuitiva.

Sólo se debe invertir en base a nuestra expectativa sobre la curva. Con la curva me refiero a la gráfica (contango o backwardation) que se desarrolla con los precios de los futuros.

¡Y aun así es difícil! Ya que es fácil pasar de una situación a otra con las implicaciones que eso tiene en el precio.

Así pues pase lo que pase aunque acertemos con nuestro pronóstico, el beneficio obtenido con el ETC no será igual al que experimente la materia prima.

Recuerda que yo compré, subió el precio del petróleo un 50% y aun así perdí un 10% con el ETC.

La inversión en ETC de materias primas NO es recomendable porque:
– Es muy compleja la operativa que hay detrás.
– Es contraintuitiva.
– Se ha de invertir en función de la expectativa de la curva (contango y backwardation).
– Los incrementos del precio de la materia prima no se ven reflejados fielmente en el ETC.


5/5 - (6 votos)