Saltar al contenido
Vivir del dinero

Invertir en dividendos

inversion dividendos

Invertir en dividendos resulta muy sugerente, pero no es oro todo lo que reluce. No te quedes sin saber por qué. ¡En este artículo te lo cuento todo!

¿Qué es invertir en dividendos?

La inversión en dividendos consiste en, valga la redundancia, comprar empresas que repartan dividendo.

Esto quiere decir que con independencia de como vaya la cotización de nuestras acciones cobraremos de forma periódica los dividendos que ésta pague.

Seguramente ahora te estás imaginando tu cartera con acciones que reparten dividendos, que no hacen más que subir y de propina… ¡Toma dividendo!

¡Pero si esto es ganar dos veces! Te estarás diciendo.

Tranquilo, es normal. A todos nos gusta el cuento de la lechera. Déjame contarte cuatro cosas para que veas que esta estrategia no es la panacea.

No obstante vamos a empezar por el principio…

¿Qué es el dividendo?

El dividendo es un dinero que las empresas reparten entre sus accionistas. La pregunta clave es:

¿De dónde sale el dinero para pagar el dividendo?

En principio es un dinero que sale del beneficio de la empresa.

El dividendo es el beneficio de una empresa que ésta reparte proporcionalmente entre sus accionistas.

Una empresa con sus beneficios puede hacer lo que quiera. Lo más habitual es reinvertirlo para seguir creciendo o usar una parte para repartirlo y el resto para reinvertir.

El problema viene cuando una empresa reparte dividendo y no obtiene el suficiente beneficio como para cubrirlo.

dividendo mayor que beneficio

Esto lo hará con cargo a beneficios pasados, o lo que es peor, a costa de la deuda… En fin, cuando se gasta más de lo que se tiene no suele ser un buen escenario.

Pagar dividendos no cubiertos por el beneficio es como pedir un crédito para irte de vacaciones. Como no sea más que un bache temporal pronto llegarán los problemas.

Que el dividendo de una empresa sea mayor que su BPA no es buena señal

¡Ya nos hemos topado el primer supuesto en el que la invertir en dividendos no es ninguna bicoca!

¿Qué es el BPA?

El BPA es la parte del beneficio neto de la empresa (o sea, el beneficio que queda después de pagar impuestos, pérdidas, etc.) que corresponde a cada acción.

formula bpa

Se trata de un ratio muy útil para valorar, como su propio nombre indica, qué parte del beneficio corresponde a cada acción.

Tal vez en algunos sitios en vez de BPA veas EPS, es lo mismo pero en inglés (Earnings Per Share).

El payout

payout dividendos

Como te vengo diciendo el dividendo se paga (o debería pagarse) con los beneficios.

Eso no quiere decir que una empresa vaya a destinar todo su beneficio al pago de dividendos.

La parte del beneficio que una empresa emplea para el pago de dividendos es el payout. Suele expresarse en términos de porcentaje.

El payout es un dato importante. Si una empresa paga el dividendo con un payout bajo tiene mucho margen de maniobra.

Así pues si una empresa un año tiene menos beneficios puede optar por aumentar el payout y así mantener su dividendo.

En el caso de que el payout sea muy alto tendrá menor capacidad de reacción ante una eventual disminución de los beneficios.

Ahora que ya hemos hablado de los básicos vamos a adentrarnos en la inversión.

La estrategia de invertir en dividendos (crecientes)

Tener una estrategia de inversión es de capital importancia.

Es tan importante como una cuerda para hacer puenting.

Si te tiras por un puente (o a invertir) sin cuerda (o estrategia) te la cascas.

De este tema ya hablo en el artículo la estrategia de inversión. Te aconsejo su lectura. Continúo…

La estrategia de inversión en dividendos consiste en invertir en empresas que repartan dividendo.

Si el historial de reparto es largo y además aumenta año a año estamos hablando de la estrategia de invertir en dividendos crecientes o DGI (Dividend Growth Investing).

¿Qué es eso del dividendo creciente?

Hay empresas que no sólo reparten dividendo sino que además lo aumentan año a año.

Las empresas buenas crecen y aumentan sus beneficios año a año.

Ante este panorama de beneficios crecientes la empresa, si quiere, puede considerar oportuno aumentar también el dividendo que reparte entre sus accionistas.

Las empresas que aumentan su dividendo ininterrumpidamente durante más de:
– 25 años son los aristócratas del dividendo (Dividend Aristocrats).
– 50 años son los reyes del dividendo (Dividend Kings).

Que una empresa aumente el dividendo durante tantos años no es garantía de que vaya a continuar haciéndolo, pero desde luego es un buen currículum.

No sólo no tiene por qué seguir aumentándolo, es que si pasa por un mal momento puede incluso optar por cancelar el dividendo.

En cualquier caso mejor congelar o cancelar el dividendo temporalmente que no pagarlo cuando el beneficio no lo permite.

Recuerda comparar siempre el dividendo y el BPA antes de invertir.

Está claro que no hay nada seguro en esta vida… ¡Y el dividendo no es una excepción!

¿Afecta el dividendo a la cotización?

Pues sí. Es la cruda realidad. El dividendo no es ningún regalo, como algunos creen.

El dinero que te pagan como dividendo se resta a la cotización de la acción.

Es como pedirte prestada la cartera, cogerte 5 € y acto seguido dártelos como si fuera una propina.

¡Toma para que te tomes algo!

Seguramente tú pensarás que si te he tomado por tonto. Bueno, pues eso es un dividendo.

Tú tienes una acción que vale, por ejemplo, 100 €, hoy reparte un dividendo de 4 € por acción, pues en ese momento la acción pasa a valer 96 €.

¿Ves? Cogen tu dinero y te lo dan como si fuera un regalo.

Pero la cosa no acaba ahí…

¿Hay que tributar por los dividendos?

¡Sí! ¡Los dividendos hay que tributarlos!

No sólo te pagan el dividendo con tu dinero sino que encima tienes que pagar impuestos por él.

Pero si no fuera suficientemente malo de por sí has de saber que es un dinero por el que vas a tributar dos veces.

Me explico…

La empresa ya pagó impuestos por sus beneficios brutos, por eso los que quedaron eran beneficios netos.

Esos beneficios netos son los que se utilizan en parte para pagar el dividendo.

Recuerda que como accionista eres propietario de la empresa. Pues bien, cuando cobres ese dividendo volverás a tributar por el beneficio de ésta.

Primero lo hiciste como empresa vía impuesto de sociedades y después como individuo vía IRPF (impuesto sobre las personas físicas).

Resumiendo, la fiscalidad del dividendo es una caca.

Vamos a verlo con un ejemplo.

Tienes 100 acciones de Timofónica. Cada acción va a 10 €. O sea que tienes invertidos 1000 €.

Llega el momento del dividendo. Paga 1 € por acción. Así que te pagan 100 € y pasas a tener invertidos 900 €.

Viva España, viva el Rey, viva el orden y la ley. Así que a tributar el 19% de esos 100 € vía dividendos, luego te quedan 100 – 19= 81 €.

Como tu estrategia es reinvertir los beneficios no te lo piensas y compras tantas acciones como dan de sí esos 81 €.

Como después del dividendo las acciones van a 9 € podrás comprar otras 9 (9 x 9 = 81 €).

Así pues ahora tienes en vez de 100 acciones 109. ¡Buena estrategia!

Lamentablemente antes tenías invertidos 1000 € y ahora 981 €.

En otras palabras: ahora tienes más participación de la empresa, pero por contra su valor es menor. Es decir, has perdido dinero.

Espero que con el ejemplo hayas podido ver lo poco conveniente e ineficaz fiscalmente que resultan la estrategia de invertir en dividendos.

Y esto ha sido lo fácil. Si vas a invertir en dividendos a través de empresas extranjeras tendrás que atender a los convenios de doble imposición. Si no el dividendo te va a costar un ojo de la cara.

Te lo cuento en el artículo sobre la fiscalidad de los dividendos.

La rentabilidad por dividendo

Cuando una empresa anuncia el dividendo que va a abonar la cifra que facilita es un importe por acción.

De este modo una empresa pagará 1 € por acción y otra 2 €.

¿Qué empresa paga más dividendo?

Pues no te aventures a decir que la de 2 €, porque no sólo va a depender del importe del dividendo, también del precio de la acción.

La rentabilidad por dividendo de una acción depende:
– Del importe del dividendo por acción.
– Del importe al que se encuentra la acción.

Cómo calcular la rentabilidad por dividendo

El cálculo es muy sencillo. Esta es la fórmula:

formula rentabilidad dividendo

De acuerdo con el cálculo vemos claramente que no es la misma la rentabilidad de un dividendo de 1 € por acción cuando ésta cotiza a 100 € que a 1000 €.

En el primer caso la rentabilidad es del 1% y en el segundo del 0,1%.

Si lo que queremos es calcular la rentabilidad del dividendo en función de nuestro precio de compra de la acción tan sólo tendremos que sustituir en el cálculo el importe actual por el de adquisición.

La rentabilidad y el incremento del dividendo

Como podrás deducir de la fórmula anterior una de las vías por las que puede aumentar la rentabilidad del dividendo es por la caída del precio de la acción.

Obviamente esta no es una situación deseable. Que el precio caiga de manera sostenida es un síntoma de debilidad.

Si quieres que en esto de la inversión te vaya bien has de grabarte esto a fuego:

Los valores débiles o bajistas son inversiones de las que hay que huir

Así pues el aumento de rentabilidad que nos interesa es la que viene de la mano de un aumento del dividendo.

El dividendo puede crecer porque:
– Aumenten los beneficios de la empresa
– Se incremente el pay-out

Dentro de estos dos escenarios el más conveniente es el aparejado al aumento de los beneficios. ¿No hace falta explicar lo conveniente que es que la empresa en la que invertimos tenga beneficios crecientes, no?

Tipos de dividendo

Hay varios tipos de dividendo. Conocerlos no resulta excesivamente importante, pero como el saber no ocupa lugar…

Tipos de dividendo:

  • Dividendo ordinario
    • A cuenta
    • Complementario
  • Dividendo extraordinario

Dividendo ordinario

El dividendo ordinario es el más habitual. Es el que pagan las empresas con cargo a sus beneficios.

Dentro del dividendo ordinario están el dividendo a cuenta y el complementario.

Dividendo a cuenta: Cuando una empresa paga dividendos en varias fechas, son todos a cuenta menos el último.

Dividendo complementario: En el supuesto anterior el último dividendo es el complementario.

¿Por qué esto es así?

Porque cuando una empresa paga dividendos lo hace sin saber todavía cuál va a ser su beneficio en ese ejercicio, es sólo una estimación, por eso se dice que es a cuenta del futuro beneficio.

En el momento de pagar el último dividendo ya se conoce el beneficio, por eso se dice que complementa a los anteriores.

Dividendo extraordinario

También puede ocurrir que una empresa pague un dividendo extraordinario.

Como su propio nombre indica esto ocurrirá cuando se produzca un beneficio fuera de lo ordinario, como la venta de un inmobiliario importante de la empresa, una parte del negocio, etc.

Formas de pago de los dividendos

Existen dos modalidades de pago de los dividendos:

  • Dividendo tradicional
  • Scrip dividend

El dividendo tradicional es el que todos conocemos. Aquel que se abona con dinero.

El scrip dividend es el dividendo que se paga con más acciones. Este tipo de dividendo tienen unas particularidades que te detallo en el artículo scrip dividend.

Las fechas de los dividendos

Si compras una acción hoy porque mañana paga dividendo lo que estás haciendo es una cagada doble, porque:

  1. No vas a cobrar el dividendo
  2. Además te lo van a descontar de la cotización de la acción

Si a pesar de todo quieres invertir en dividendos conocer sus fechas es algo que te conviene. Son las siguientes:

  • Fecha de declaración
  • De registro
  • Ex dividendo
  • Fecha de pago

Fecha de declaración

La fecha de declaración es aquella en la que la empresa declara el dividendo. En ella se indica:

  • Importe
  • Fecha de pago
  • Forma de pago

Fecha de registro

La fecha de registro es aquella en que se determina quienes son accionistas y quienes no y por tanto van a cobrar o no el dividendo.

Fecha ex-dividendo

Está directamente relacionada con la fecha de registro. Se trata de una fecha de corte.

El que posee la acción antes de la fecha ex-dividendo queda registrado y cobrará el dividendo.

El que adquiera la acción con posterioridad a la fecha ex dividendo no cobrará.

Tal vez te estés preguntando…

Y si vendo las acciones después de la fecha ex dividendo pero antes de la de cobro… ¿A quién se paga el dividendo?

Pues a ti, aunque no tengas las acciones, ya que fuiste registrado como beneficiario en la fecha ex dividendo. ¡Así que a cobrar!

Fecha de pago

Poco hay que comentar. Es el día en que se efectúa el pago del dividendo a los accionistas que corresponda.

Paralelamente la acción disminuirá ese importe de su cotización.

¿Por qué cuándo una empresa paga el dividendo lo detrae de su cotización?

Cuando una empresa paga el dividendo se produce una salida de dinero de su caja. En consecuencia la empresa vale menos, ¿no?

Pues por eso se reduce el importe del dividendo de la cotización de la acción, para reflejar esa reducción patrimonial de la empresa.

¿Conviene o no invertir en dividendos?

Hay acérrimos seguidores y defensores de la estrategia de inversión en dividendos.

Su mayor argumento es que ellos buscan un ingreso periódico vía dividendo. Quieren una renta que aumente año a año.

El aumento de esta retribución la favorecen invirtiendo en empresas con dividendos crecientes así como con una continua adquisición de acciones.

Eso es entendible, yo también quiero un sueldo Nescafé, pero no a cualquier precio.

Desventajas de la inversión en dividendos

La primera es que nadie te asegura que la empresa que paga dividendos vaya a seguir no sólo aumentándolos, sino ni siquiera pagándolos.

En bolsa no hay nada seguro. Ni son seguras las acciones en que inviertes, ni está garantizado el dividendo.

Si la empresa pasa por un mal momento o su negocio deja de ser rentable el dividendo acabará esfumándose.

La segunda pega es que aun en el supuesto de que todo vaya bien los dividendos son fiscalmente ineficientes.

No sólo te pagan el dividendo con tu dinero sino que encima tienes que tributar por él (además dos veces, como te decía antes).

Y esto de tributar no sólo te cuesta dinero, sino también trabajo a la hora de hacer la declaración.

Pero no todo va a ser negro…

Ventajas de invertir en dividendos

El dividendo, repito, aunque fiscalmente ineficiente, tiene un efecto incentivo.

Su efecto cegador respecto a la evolución del precio de la acción es positivo, ya que ayuda a llevar mejor las caídas, lo que redunda en que se sea más reacio a deshacerse del valor.

Y ya sabes que en la inversión puede que sea de los pocos campos donde no hacer nada suele ser una buena decisión.

El dividendo te anima a mantener los valores por más tiempo en cartera. Eso reduce la rotación de activos, lo cual a la larga es mejor porque:

  • En el largo plazo la bolsa tiende más a ganar que a perder, por lo que salir en correcciones en muchas ocasiones sólo sirve para perderse las posteriores subidas.
  • Al no vender demoras el pago de impuestos de las plusvalías.
  • No operar es un ahorro directo en comisiones.

Entonces…

¿En qué hay que fijarse a la hora de invertir?

Esta pregunta sí que es fácil de responder. Nuestro objetivo como inversores ha de ser la rentabilidad. Cuanto más alta mejor.

Cobrar un 3% anual de dividendo en una empresa cuya cotización cae un 5% es perder dinero. ¡Da igual que te paguen el dividendo! ¡Estás perdiendo dinero!

Como podrás imaginar no aconsejo la inversión en dividendos. Tampoco la aborrezco. Si la empresa es rentable y además paga dividendo, pues bien. Pero lo que interesa es que a final de año su rentabilidad sea alta.

Invertir en dividendos o no es una decisión personal. Espero que al menos después de leer este artículo tengas claros algunos de los aspectos más importantes al respecto.


5/5 - (23 votos)